0 Flares 0 Flares ×

 

IMG_0154-1

Nacido en Ayacucho, del matrimonio formado por José Federico del Hierro Pozo y Regina Olegaria Pozo, curso estudios primarios y secundarios en su Tierra natal y sus estudios profesionales en la Escuela Normal de Varones de Lima. Más tarde se casó en Huanta con Rosa Emilia Gil Calleja a quien tuvo la fatalidad de perderla quedando viudo bastante joven aun a cargo de sus menores hijas a las que prodigo todo su afecto y ternura.
Como hijo velo por el bienestar de sus padres y fue el apoyo de sus pariente y amigos, sin esperar recompensa alguna para tenderles su mano generosa en diferentes formas, pero siempre sobra la base de la honestidad y superación, ya proporcionándoles oportunidades para que estudien o transmitiéndoles directamente sus enseñanzas.
A partir el 1° de enero de 1907 se hace cargo de la Dirección de los Centros Escolares en Ayacucho, debiendo dar 4 conferencias por mes a todos los preceptores de cada localidad con el objeto de difundir los principios de la pedagogía moderna mediante lecciones modelo y la explicación de los nuevos métodos, siendo muy joven convirtiéndose en el primer Normalista encargado de elevar el nivel educativo de Ayacucho.
Es así que el 1907 funda como primer Director el Centro Escolar de Varones “La Mar” N° 611 el que más tarde cambio de nombre con el de “Luis Carranza”, como director rompe moldes de la escuela tradicional conservadora, sobre todo con sus experiencia vivas, lecciones modelo públicas sobre diferentes materias y mediante conferencia semanales para todos los maestros de las Escuelas Oficiales y Particulares de la localidad.
Estableció por primera vez en Ayacucho la enseñanza de ejercicios físicos y la gimnasia sueca bajo fundamentos fisiológicos y comenzó a desterrar la enseñanza libresca y memorística reemplazándola por actividades de los alumnos a base de observaciones propias de acuerdo con los postulados de la psicología y la educación integral.
En el mismo año de 1907 funda la revista mensual “Escuela” como órgano de difusión pedagógica que hace llegar a todos los maestros y cuyos cinco números fueron incluidos más tarde en la Exposición del Libro y la Prensa Magisteriales.
En 1908 publica un texto para el Primer año de secundaria con ejercicios de aritmética y otro sobre la enseñanza de la agricultura y horticultura para ayudar a sus auxiliares del Centro 611 y a los maestros en general la aplicación del nuevo Plan de Estudios.
Manuel Antonio Hierro Pozo trabajo en la Dirección de la Preparatoria del Colegio Nacional “San Ramón” hoy “Mariscal Cáceres”. En 1910, el Ministro lo promueve al cargo de Inspector de Instrucción de las Provincia de Huanta y La Mar.

Su dedicación al Magisterio mostró sus condiciones de autoridad escolar avanzada, integridad moral, conocimientos sociales de la Región y capacidad pedagógica, esa labor la realizo a lo largo de 24 años de un total de 32 años de servicios en las Provincia de Huanta y La Mar, Huancavelica y Angaraes y finalmente en la Provincia de Huamanga; innumerables son los beneficios que recibe el País y en el especial el Ramo de la Educación, donde haremos mención a grandes rasgos de sus iniciativas entre las que destacan las siguientes:

  • Socialización de las Escuelas con actividades comunales.
  • Redención del Indio, en una de sus publicaciones dice: “Las clasificaciones somáticas, el estudio individual de los niños la labor de castellanización y técnicas pedagógicas, no bastan para incorporar a nuestros indígenas a la nacionalidad, si no se toman en cuenta el mejoramiento económico y social de ellos.”
  • Iniciación de la Enseñanza Técnica, donde escribe y enfatiza “Dotar a nuestras Escuelas que funcionan en zonas rurales, de pequeños talleres con herramientas e implementos más indispensables para convertirlas según las necesidades de cada localidad”.
  • Organización de Cooperativas y Clubes.
  • Creación de la primera Escuela Rural Indígena en el Perú en Socoscocha de Huanta en 1930.
  • Creación en 1930 y asignación de funciones al cargo de Maestra del Hogar.
  • Donación de Terrenos y locales por parte de los Municipios y Comunidades en favor de la Educación.
  • Construcción de locales escolares por acción comunal.
  • Proyectó las atribuciones de los Patronatos Escolares.
  • Elaboración de Planes y Programas con orientación especial acordes al medio como acredita el Of. N° 549 del 7 de octubre de 1941 del Director de Educación.
  • Sugirió y fue aprobado para el éxito de la Campaña de Alfabetización.

Manuel Antonio Hierro Pozo ante todo trabajo por el progreso del país a nivel nacional con la amplitud de espíritu y la vehemencia que caracterizaron todos sus actos y esa labor la realizo sin distinción en todos los lugares donde le toco servir; dentro de ese provincialismo bien entendido fue un ayacuchanista a carta cabal. Basta citar que perteneció a toda institución cultural que tuvo por objetivo trabajar por el progreso de Ayacucho. Para la Celebración de la Batalla de Ayacucho en 1924 en su afán de continuo de la enseñanza objetiva saliéndose se lo teórico y de inculcar a la vez los sentimientos patrios; lleva a sus alumnos de primaria a la Pampa de Ayacucho en Quinua para escenificar por primera vez y sobre el terreno mismo la citada batalla, digno ejemplo que ha sido imitado solo en los dos últimos años de 1971 y 1972 o sea 47 años después aunque sin ninguna mención a quien tuvo tan feliz iniciativa. En 1946, al jubilarse del Ramo de la Educación, es solicitado para formar parte de la Sociedad de Beneficencia Pública desempeñando el cargo de Presidente de la Comisión de Fincas. En 1948 presidio la Asociación Departamental de Jubilados y Cesantes del Ramo de Educación y como tal lucho por la nivelación de haberes, donde asesora y orienta a los Maestros que desean el reconocimiento oficial de servicios para cesar. En los primeros meses del año 1949 desempeña el cargo de Alcalde, dentro del corto tiempo dotó de uniformes a los miembros de la Policía Municipal con su erogación personal, dota de agua potable con instalación de cañerías al Camal Municipal, establece oficialmente el uso general del sistema métrico decimal en todas las transacciones del Mercado y Comercio; defendió las aguas del río Huatatas. El 23 de Agosto de 1953 al conocerse en la ciudad de Ayacucho la noticia de su fallecimiento, fue general el sentimiento de pesar tanto entre los destacados como entre los humildes. Sus restos fueron sacados en hombros de sus ex alumnos, parientes y amigos, desde la primera cuadra del jirón Cuzco hasta el Fuente Prado donde fueron colocados en la carroza. La ciudad está de luto, las instituciones pública izan la bandera a media asta y se hacen presente por medio de delegaciones, declarándose día de duelo en los planteles escolares. Desde entonces tierra ayacuchana cubre los restos mortales de Manuel Antonio Hierro Pozo, tierra heroica donde toda idea noble fructifica y bendice al Sembrador. Fuente: María Dolores Hierro Gil

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×